lunes, 28 de enero de 2013

Ilha de Anhatomirim

Bienvenidos a la fortaleza de Santa Cruz


La fortaleza de Santa Cruz ubicada en la Isla de Anhatomirim fue construída por cinco años a partir de 1739. Inicialmente proyectada para ser un punto de defensa contra los invasores, cayó en desuso y tuvo su más lamentable uso como sede para la retención y posterior fusilamiento de los considerados "revoltosos" al gobierno de Floriano Peixoto.


Rodeada de la belleza del paisaje,
cada piedra tiene una historia triste que contar
 Y el túnel aún lamenta tanta sangre que vio correr


Hay quienes aú reniegan de llamar a Florianópolis (nombre que adjudicó a la ciudad el propio Floriano Peixoto) y proponen llamar a la ciudad por su nombre anterior "Nossa Senhora do Desterro"

Santa Cruz es, para los catarinenses, un recordatorio del pasado que no hay que repetir;
ese que quiere aún colarse en nuestro presente... el del orgullo, el de la codicia.
Aún en estas veteranas piedras, la nueva vida nace... cuento con que también un nuevo futuro.

inesperado

Mi estimada Nerea pequeña-gran amante de las letras, gentilmente me ha regalado esta oportunidad de difundir la estimulación a la lectura.


Una de las bases de esta campaña es responder a la pregunta:
 ¿Qué libro recomendarías a una persona que comienza a leer? 


Para niños, recomiendo
Una vida de Pepe Artigas, de Juan Pedro Mir

Es un viaje en el tiempo a los tiempos de la gestación de nuestra revolución, vista desde la perspectiva del pequeño José Gervasio "Pepe" Artigas. El texto es ameno, acompañado de buenas imágenes y actividades.


Si quien se inicia en la lectura es una persona mayor,
El libro de los abrazos, de Eduardo Galeano
Tiene textos cortos, muy significativos.
Comparto un fragmento con ustedes:
 
La función del lector 1 Cuando Lucía Peláez era muy niña, leyó una novela a escondidas. La leyó a pedacitos, noche tras noche, ocultándola bajo la almohada. Ella la había robado de la biblioteca de cedro donde el tío guardaba sus libros preferidos. Mucho caminó Lucía, después, mientras pasaban los años. En busca de fantasmas caminó por los farallones sobre el río Antioquia, y en busca de gente caminó por las calles de las ciudades violentas. Mucho caminó Lucía, y a lo largo de su viaje iba siempre acompañada por los ecos de los ecos de aquellas lejanas voces que ella había escuchado, con sus ojos, en la infancia. Lucía no ha vuelto a leer ese libro. Ya no lo reconocería. Tanto le ha crecido adentro que ahora es otro, ahora es suyo.

Lo siguiente sería que tengo que elegir 10 blogs a los que considere como incentivadores de la lectura. Pero prefiero que sean los interesados quienes "tomen la posta" para continuar con esta campaña. Sino simplemente, agradezco  sus sugerencias en el espacio para comentarios. Les dejo un beso grande para todos y agrego otra entrada del paseo que hice a la Isla de Anhatomirim, que espero sea de su agrado

lunes, 21 de enero de 2013

Teleférico



El trayecto en teleférico desde la ciudad de Camboriú a la Playa Laranjeira es una experiencia especial.
El viento,
El balanceo del teleférico,
Subir
Bajar
Ver desde otra perspectiva
La fragilidad de la vida,
La majestuosidad del paisaje.
La mata atlántica, verde, frondosa, matizada…
Aloja una diversidad de vida increíble y uno de los pulmones de nuestro planeta
(¡Por favor, cuidémosla!)




El océano encantador
Sonoro, colorido, refrescante
Invita a conocerlo
Invita a respetarlo
Invita a llenarse la vista con su encanto y vaciarse de todo lo demás
Invita a volver…
Ojalá que pueda repetirse



sábado, 5 de enero de 2013

la casa de al lado


No hay tiempo, no hay hora, no hay reloj
No hay antes ni luego ni tal vez
No hay lejos, ni viejos, ni jamás
En esa olvidada invalidez

Si todos se ponen a pensar
La vida es más larga cada vez
Te apuesto mi vida una vez más
Aquí no hay durante ni después 


La calle se empieza a incomodar
El baile del año terminó
Los carros se encargan de cargar
los restos del roto corazón 

  Discrepo con aquellos que creen
que hay una sola eternidad
Descrean de toda soledad
Se engaña quien cree la verdad

Se pasa el año se pasa volando
Ya no hay mas nadie que pueda alcanzarnos
Y yo mirando sentado en el campo
Como se pasa el año volando

No pasa el tiempo no pasan los años
Inventa cosas con cosas de antaño
A nadie espera la casa de al lado
Se va acordando, se acuerda soñando Se va acordando
 
Fernando Cabrera 

la canción completa aquí