jueves, 20 de septiembre de 2012

ALERTA ROJA


Cerró la puerta con fuerza, desafiando al viento y a la lluvia que querían colarse a toda costa al interior de la casa. 
Respirando con firmeza para recuperar el aliento que  el viento había intentado quitarle, cerró los ojos y agradeció al cielo, a los santos ( o a quien fuera necesario agradecer) por tener un techo firme donde cobijarse de esa "alerta roja".
El agua goteaba de su ropa y caía en el suelo formando un incipiente charco , corriendo como un río por sus pantalones y llegando a las medias, ignorando todo intento de las botas de goma por mantener los pies secos.
Minutos después, el agua caliente de la ducha reconfortó su cuerpo pero no sus pensamientos. Las imágenes se sucedían en sus ojos como si estuviera viendo el informativo, solo que la pantalla del televisor estaba apagada.
Vidrios estallando en altos edificios, ramas en las veredas, árboles cayendo sobre las calles, obstaculizando el paso, generando accidentes de tránsito. Cementerios de paraguas en cada esquina, abandonados por quienes habían intentado, infelizmente, maniobrarlos al mejor estilo Mary Poppins.
Y supo que otras cosas sucedían sin que fuera necesario verlas.  Techos de chapa desprendiéndose y volando por los aires, agua cayendo sobre precarios muebles y ropa. Niños sin acceso al merendero porque la calle  está inundada y no da paso... y aunque el paso fuera posible, el viento los hubiera elevado cual cometas de papel.
Recordó otros tiempos y otra alerta roja unos años atrás. Otros vidrios rotos, otros niños mojados y la carta de una profesora. Buscó en su caja de recuerdos y leyó:

"¿Dónde está ese chico con las manos congeladas
mientras subo al máximo mi calefactor?
¿Dónde duerme cuando te quejás porque tu almohada
ha perdido un poco el espesor?"

Ignacio Copani

Porque ser docente es un acto de amor, de lucha, de arte y de creación les "regalo" mi conflicto para que se reproduzca en un conflicto de todos/as. Con un abrazo lleno de esperanza por un tiempo mejor, les digo: hasta cualquier vuelta del camino.

 Miró por la ventana. El viento aún persistía pero ya con menos fuerza y la lluvia se había tomado un descanso.  
Guardó los recuerdos nuevamente en la caja y susurró: Gracias Gladys, gracias. Por esta alerta roja, por este regalo. 
Y se fundió en ese abrazo.

 

18 comentarios:

  1. habitualmente rezongo porque cerca de casa hay un pequeño parque que se llena de carpas por las noches. ayer no los vi y me preocupé...
    después de haber peleado años por un techo, y vivido en casas que se llovían (todas ellas), de despertarme por las noches a cambiar la cama de lugar por las goteras, agradezco tener tres pisos arriba, y reconozco la bendición de solo haberme quedado sin señal de cable, cuando hay tantas personas que ni siquiera deben haber podido conservar sus bolsas.
    hermoso texto, ro.
    un abrazo
    f

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si, es una lástima que a veces tenga que venir una tormenta a darnos vuelta todo para apreciar nuestros logros y bendiciones y pensar sobre lo que le pasa a los demás.
      Ojalá que los de las carpas hayan conseguido albergue a tiempo.
      beso

      Eliminar
  2. Muy bello relato Ro !!, muy sentido.
    Un acto de amor, totalmente de acuerdo, y más en éstos tiempos en que es una profesión bastardeada hasta por la misma presidente. :(
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias, T
      recordar mi profesión fue algo colateral. Lo que me vino más a la mente fue pensar cómo la estarían pasando "mis" niños, ya que la mayoría vive en situación precaria.
      cariños

      Eliminar
  3. Ayer, mientras veía las noticias por TV, me acordaba de vos... y me preocupé, en serio.
    Creo que de estos golpes de la Naturaleza, pueden salir textos sentidos, buena forma de transformar lo negativo en arte.
    Un beso.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Humberto. Yo me asusté, el viento era tan fuerte que creí que iba a quedar colgada de algún mástil del puerto! Y se me pasaron todos "mis" gurises por la cabeza. No pude escribir en primera persona, una parte de mi no quería ver lo que estaba pasando.

      Eliminar
  4. muy sentido, me gustó leerte; gracias por pasar por el lugar donde (en gral) se apagan mis temporales (o lo que queda de ellos dsps de un tiempo) =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. también disfruté leyéndote
      sentite bienvenida cuando quieras
      beso

      Eliminar
  5. Espero que tu ciudad se reponga pronto y bien.

    Ánimo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Fuè bravo Romina, por aqui hubo serias inundaciones, los rìos crecieron muchìsimo y hay cantidad de personas evacuadas.
    Ahora el cielo està bastante negro, esperemos que no vuelva a llover, por lo menos hasta que se arreglen las cosas.
    Todo lo mejor.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si, lamentablemente no solo en Argentina, también me enteré que en Paraguay estuvo fulero.
      tortazo grande de la madre naturaleza
      todo lo mejor, esperemos!
      cariños

      Eliminar
  7. Será cuestiones de la vida, pero por todo lo que anduvimos charlando estos días cuando escuché por la tele las noticias que venían de Uruguay pensé en vos. Qué bueno que estés bien pero qué amarga por otro lado la realidad de los chicos y la gente afectada.

    La naturaleza aveces no perdona. :/
    ¡¡¡Beso grande, que estés muy bien Romina!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si, viste como son las cosas, la ambivalencia de la vida. Hay que seguir remando y seguir pensando en futuros mejores. Nuestros niños lo merecen .. y nosotros también! besos

      Eliminar
  8. Jolines y muchos nos quejamos por mojarnos el cogote. Mi solidaridad a tantos que se han quedado sin hogar que sepan que desde aquí lo sentimos de corazón y colaboraremos en lo que sea posible. Mil besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias estimado, son bienvenidas tus lindas energías. Abrazo

      Eliminar
  9. Esperemos que pase pronto el temporal te dejo un fuerte abrazo y feliz fin de semana!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Arriba Emanuel, gracias por los deseos. Cariños

      Eliminar