martes, 26 de junio de 2012

es hora


El invierno llegó sin que lo hubiera notado.
Se acurrucó al mediodía en el banco de la plaza.
El calor del sol traspasó su cuerpo, como si quisiera llegar a su más profundo interior. Se desprendió la campera y suspiró.
El invierno llegó sin que lo hubiera notado.
El otoño ya le estuvo avisando que es necesario despojarse de todo. Pero despojarse con sabiduría, como los árboles que casi cadavéricos, sostienen sus últimas hojas como si fueran preciadas joyas y dejan que el viento se las lleve para engalanar de colores los suelos.
Esta es la época del año en que todo te indica que te protejas, que te cuides.
El frío y el viento te avisan que es necesario cubrirse, te invitan al resguardo, a pensar en la cama caliente, en una taza de sopa, en una tarde junto al fuego en compañía de un libro.
Te hace consciente de quienes no tienen esa oportunidad, de los que duermen en la calle, de los que no saben si sobrevivirán a la próxima mañana.
El invierno es gran maestro de lo oscuro, de las noches inmensas que comienzan ya en mitad de la tarde. Noches para soñar mucho, para pensar, para preguntarse.
Y mañanas donde el sol –cuando aparece- es un gran regalo que quiere colarse hondo y llegar a nosotros para decir “Estoy presente”.
El invierno llegó. Ya es hora de notarlo.
Se levantó, subió el cierre de su campera y aspiró fuerte, anticipando el perfume del café caliente que pronto tendría en sus manos.

26 comentarios:

  1. hoy pensaba algo parecido cuando el sol entraba por mi ventana.
    a veces tenemos privilegios que ni cuenta que nos damos.
    (por supuesto que no lo pensaba con tu sensibilidad)

    un abrazo, ro.
    f

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si, soy una sensiblera... parte del motivo por el cual dejé magisterio. Hay realidades que me superan, más si tienen que ver con personas que pasan necesidades.
      Aunque he leído por ahí que alguien me llamó mala persona.. no sé quién será ;)

      Eliminar
    2. dinosaurio de treinta?
      si, creo que tienen razón,
      que dejás para los demás...

      Eliminar
    3. treinta y uno..! ahí radica el problema jajaj
      Definitivamente siento más a gusto conmigo ahora que en años anteriores. Nada como peinar canas.

      Eliminar
  2. aqui,recien ha comenzado el verano.
    sol,playa,helados de crema tostada y todas sus noches,
    contadas de una en una,
    y las estrellas y constelaciones.
    un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. noche de invierno para vivirla desde adentro, noche de verano para vivirla desde afuera y dejar que todas las estrellas nos encandilen.
      Ying y yang!
      saludos, Mente

      Eliminar
  3. Nunca percibo el cambio de estaciones hasta que llevo varios días vistiendome para la nueva.

    De repente me hago cargo que ya no quiero el café caliente y que meto el agua en la nevera.
    Son las señales del verano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. y el tonito bronceado de la piel que siempre deja los ojos más brillantes.. una de mis señales de verano preferidas (factor UV mediante)

      Eliminar
  4. Hermosa entrada el invierno llega y con el miles de sensaciones, hermosa entrada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias Emanuel, hay que sacarle un poco al invierno ese título de "ogro" de las estaciones. Cariños

      Eliminar
  5. hermosa entrada el invierno llego y con el un sin fin de sensaciones. abrazo

    ResponderEliminar
  6. Me gustó el tono poético del comienzo (no es que no me haya gustado el resto).

    Saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias, todos los comentarios y percepciones me sirven para intentar mejorar. Saludos

      Eliminar
  7. Poema e fotografia que se completam. O inverno para mim não é a melhor das estações, pelo contrário, porém admiro o tom poético e charmoso que transite.
    Beijos Ro...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Poético e charmoso" adorei seu jeito de olhar o inverno.
      Abraço

      Eliminar
  8. El invierno llega y con el miles de sensaciones nuevas muy buena entrada!

    ResponderEliminar
  9. Antes de todo, un mensaje para Emanuel: SE TE TRANCÓ EL ENTER :P

    Que decir, creo yo que deberías considerar el hecho de modificar tu perfil de blogger, eliminando esa parte que dice "no se me dan muy bien las palabras"
    Precioso texto, preciosa estación, cruel verdad. Pero no me quiero extender, no ando con ánimos cómo para ello y presiento que el resultado de mis textos serán por asaz deficientes.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. siempre se agradece la compañía de tus comentarios... incluso ese donde no concordás conmigo acerca de mi forma de escribir ;)

      Eliminar
  10. Que envidia de invierno.
    Aquí llego el verano y de malas maneras...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. qué le vamos a hacer... parte de aceptar que hay un tiempo para todo..
      besos

      Eliminar
  11. Pues lo prefiero antes que el verano el cual nos obliga a refugiarnos del asfixiante calor el cual se queda con la mayor parte del día. Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. estimado, debemos asumir que las temperaturas extremas que estamos viviendo (tanto de frío como de calor) son parte del cambio climático provocado por el mal hacer de los humanos

      Eliminar
  12. El invierno infinito es la imagen de un universo que se hará hielo y romperá estirados los átomos y el tiempo. Que lo diga Thor. ¡Un abrazo! F:

    ResponderEliminar